Entrevista con Roy Goldberg, 7º dan de Daito Ryu Aikijujutsu.

Roy Goldberg, 7º dan de Daito Ryu Aikijujutsu.

Este pasado mes de Julio hemos tenido el placer y el honor de entrenar con Roy Goldberg en el Kiyamakan, su dojo de Daito Ryu Aikijujutsu en Stamford, Connecticut (Estados Unidos). Con motivo de esta visita, hemos tenido también la oportunidad de conversar con este maestro, y con su permiso reproducimos parte de esta conversación. Hablamos de Daito Ryu, de Aikido, y de artes marciales con uno de los maestros de Daito Ryu con mayor rango fuera de Japón.

Sobre Roy Goldberg
Roy Goldberg empezó la práctica de artes marciales en Miyama Ryu Jujutsu, un estilo ecléctico de combate basado en Takenouchi Ryu, Sosuishitsu Ryu, Judo y Aikido, con el shihan Antonio Pereira. Posteriormente estudió Aikido en el dojo de Yamada Shihan, como alumno de algunos de los instructores formados por este shihan.  También ha entrenado con Kisaburo Osawa, instructor jefe del Aikikai de Japón, Gozo Shioda, Morihiro Saito y Kisshomaru Ueshiba, entre otros estudiantes directos de O Sensei. Ha sido instructor de la policía de Nueva York, y ha enseñado a miembros de las fuerzas especiales del ejército de Estados Unidos, así como a guardaespaldas, agentes y oficiales de varias agencias de seguridad en su país de origen. Sin embargo, es el Daito Ryu Aikijujutsu en dónde ha centrado su carrera marcial. Durante más de 3 décadas ha entrenado con Kiyama Shihan, el presidente y director técnico de la rama estadounidense del Daito Ryu Aiki Jujutsu Kodokai. En 2014 recibió el 7º dan del Hombu Dojo, seguido del Hi Ogi No Koto (el tercer pergamino o certificación del Daito Ryu) en 2016, siendo el único occidental en recibirlo hasta el momento. En Agosto del mismo año recibió la chaqueta negra, tradicional símbolo de los shihan en su escuela, y en Marzo del 2017 se separó del Kodokai para crear oficialmente su propia escuela de enseñanza del Daito Ryu.

Sensei, cuéntenos acerca de su primer encuentro con Kiyama Shihan. ¿Dónde y cuándo tuvo lugar?

Fue más o menos en 1983 cuando fui por primera vez un seminario con Yonezawa Sensei del Kodokai. Kiyama era su uke, pero me causó una impresión mucho mayor que Yonezawa. En aquella época había entrenado en un estilo muy duro de jujutsu llamado Miyama Ryu y algo de Aikido, además de lucha olímpica cuándo era mucho más joven. El Daito Ryu de Yonezawa se parecía mucho al jujutsu “duro”, con un montón de técnicas dolorosas, no muy diferente del tipo que había entrenado en Miyama ryu. Pero cuándo ponía mis manos en Kiyama, automáticamente estaba derrotado. Era algo que nunca había sentido con ninguno de mis profesores, y no podía explicarlo. Se dió cuenta del interés que despertaba en mi lo que hacía, y sin más explicaciones se acercó y me dijo que quería entrenar conmigo. Desde es momento empezé a viajar a su casa en California cada pocos meses. Esta rutina duró varios años, y realmente llegamos a estar muy unidos. Más que un profesor, Kiyama es como un segundo padre para mi. Entrenábamos en seminarios y por supuesto también en el dojo, pero el entrenamiento tenía lugar sobre todo en su sala de estar o en la cocina a las dos de la mañana, o más bien allí dónde estuviésemos y cuándo fuese posible. Entrenábamos en cada momento en el que estábamos juntos.

¿Cuál fue el motivo por el que permaneció durante tanto tiempo al lado de Kiyama?

 Kiyama Shihan and Goldberg Sensei training at the Hombu Dojo in Kitami, Japan.

Roy Golberg sensei, primero por la izquierda, entrenando con Kiyama sensei (centro) en el Hombu Dojo en Kitami, Japón.

Cuándo sentía su técnica podía apreciar algo que nunca había experimentado ni en Aikido ni en jujutsu, sin que pudiese explicarlo. La mejor manera que tengo de describirlo sería como atacar una rueda de acero recubierta de algodón. Tenía una conexión fantástica. Simplemente te quedabas pegado. Tiene un gran talento.

¿Era difícil entrenar con él?

Extraordinariamente difícil. Su manera de entrenar no era la ortodoxa. Por ejemplo, me sentaba enfrente de la bahía y me hacía ver las olas, o ponía agua en la palma de mi mano a modo de cuenco y me hacía dar vueltas a ls casa. Cerraba mi hanmi golpeándome con un boken. Cuándo cometía muchos errores, me decía “Goldberg, tú super estúpido!” [“Goldberg, you super stupid” en inglés]. No había muchos elogios. El primero llegó cuándo ya era 5º dan. La razón está en que esta fue la manera en que creció, entrenando artes marciales desde la infancia, y artes como sumo o takenouchi ryu. Él es sobre todo un judoka magistral, entrenó a dos campeones nacionales, es un artista marcial de manera natural. Además, su padre era muy duro con él. Pertenece a otra época.

¿Cuál es la lección más importante que ha aprendido durante su entrenamiento con Kiyama Shihan?

Shugyo. Shugyo lo es todo.También me decía a menudo que podía saber mi nivel de progresión por las preguntas que hacía.

Recientemente ha dejado el Kodokai para crear su propia escuela. ¿Podría explicarnos el motivo a nuestros lectores?

Bueno, fue una decisión realmente difícil. Tengo un gran respeto por Inoue Menkyo Kaiden y el Kodokai. Pero, basicamente, era evidente que los japoneses no están interesados en la difusión del Daito Ryu, y lo que veía me hacía temer que el arte se fuese a perder. Creo que siendo tan difícil como es encontrar artistas marciales capaces de tolerar la dificultad de este arte, que requiere tanto tiempo para llegar a ser realmente competente, es necesario que más gente lo conozca para encontrar a aquellos que puedan coger el testigo. Takeda enseñó a alrededor de 30000 personas en seminarios a lo largo de todo Japón, y sólo emitió un puñado de kioju dairi. Si este es el porcentaje necesario, tenemos que trabajar mucho más duro. No creo que Daito Ryu llegue a ser tan popular como el Aikido, y no quiero hacerlo más comercial, pero tampoco debes guardar un secreto de tal manera que se olvide.

Kiyama me avisó de que sería promocionado a shihan y me dió la tradicional chaqueta negra, a la espera de que el Hombu Dojo mandase el certificado, pero me sentía cada vez más incómodo con el hecho de estar en desacuerdo con el Hombu acerca de la mejor manera de difundir el arte. Creo que el título de shihan es más una posición en la organización que un grado, así que pensé que quizás sería más respetuoso declinar el nombramiento, antes que aceptarlo. Se lo expliqué a Kiyama y este me dijo que me correspondía a mi decidir. Sé que fue difícil para él, y que preferiría que me hubiese quedado, pero aún seguimos teniendo una relación muy cercana, y lo sigo considerando mi maestro.

Alguna gente podría pensar que debería haber aceptado primero el título de shihan para después dejar el Kodokai, pero para mi lo único importante era el reconocimiento de mi maestro. El Hombu Dojo me había dado el 7º dan y el kioju dairi, que es una licencia completa de enseñanza, así como el tercer pergamino, algo que muy poca gente tiene, y por lo que me siento honrado y agradecido. Eso sí, si el Kodokai me ha hecho profesor, quiero enseñar.

En este vídeo, Goldberg Sensei recibe el Hi Ogi, o tercer pergamino con los secretos del Daito Ryu.

Así que cómo bien dices empecé mi propia escuela, pero no hemos designado un nuevo nombre para la ryu-ha porque lo que hacemos no es nuevo. Enseño lo que Kiyama me enseñó a mi. Hemos dejado la organización del Kodokai, pero no hemos cambiado el arte, practicamos el estilo de Daito Ryu de Kodo Horikawa tal y cómo lo aprendí del Menkyo Kaiden y de Kiyama sensei. Ahora bien, Kiyama y yo somos personas diferentes, de manera que cada uno tiene su “expresión” del Daito Ryu y enseñamos de manera diferente. Mi principal objetivo es que mis alumnos sean mejores que yo. Si entrenas lo suficientemente duro conmigo te transmitiré todo lo que he aprendido, para que finalmente mis alumnos transciendan lo que yo hago. Este es mi objetivo principal. Y al llevarlo a cabo puedo continuar creciendo.

Hablemos sobre el aiki. Ultimamente parece haber un renovado interés sobre el tema. Así que empecemos por el principio. ¿Qué es el aiki?

El aiki es realmente difícil de definir, porque tienes que sentirlo en tu cuerpo, y no con la parte intelectual de tu cerebro. Lo veo como la habilidad para unificar tu cuerpo, el cual después de mucho entrenamiento acaba siendo dirigido por el hara. Veo el aiki como la habilidad para controlar de manera inmediata a tu atacante creando poder desde tu centro a cualquier parte de tu cuerpo. Al hacer esto el atacante se desequilibra por completo sin saber el porqué, ya que es algo muy sutil. Cuándo la gente aprende técnicas de Daito Ryu, no se creen que funcionen, de manera que las ejecutan de manera demasiado dura. Buscan el dolor, cuándo no se trata de eso.

¿Puede todo el mundo aprender aiki? ¿Qué recomendaría a aquellos que quieran hacerlo?

Tienes que sentirlo en alguien que lo tenga. A menudo. Desafortunadamente, no puedes entenderlo en sólo un par de seminarios. Al recibir la técnica tu cuerpo es educado de una manera que es díficl de percibir con tu mente analítica o tus ojos. Y necesitas un profesor cualificado para guiarte en el proceso, hay simplemente cosas que nunca vas a entender por tu cuenta. Este es el motivo por el que no se puede aprender a través de vídeos o libros, porque lo que ocurre internamente es casi imposible de capturar desde fuera. Una vez que sabes qué es lo que buscas, puedes empezar a verlo en otros, pero lleva un tiempo.

Acepta tus fallos. ¿Cómo era eso que dicen los chinos “Come amargo, invierte en la pérdida”? Incluso cuándo piensas que la técnica no funciona, tu cuerpo almacena toda la información durante el proceso. Una vez que has desarrollado algo de aiki, puedes hacer la técnica y analizarla a partir de tus sensaciones.

Y lleva un montón de tiempo. La curva de aprendizaje es muy lenta. Un montón de mis estudiantes tienen rangos altos en otras artes marciales, con 20 o 30 años de experiencia en otros estilos de jujutsu, karate, o artes de esgrima china, y creo que esto te enseña estructura, foco, una actitud marcial adecuada, como entrenar duro, o como aceptar los errores, el tipo de cosas que se desarrollan cuando practicas mucho shugyo. Ese es el tipo de persona que crecerá en Daito Ryu. Pero requiere de todo tu esfuerzo dejar ir todo lo que tienes y ponerte un cinturón blanco.

El aiki ha sido ha sido hasta ahora una enseñanza secreta en muchas escuelas. ¿Es este su caso?

No creo que que sea tanto un secreto como algo que está escondido. Hay un montón de cosas que sólo entiendes cuándo llegas a ellas. Mis alumnos dicen todo el tiempo: “Sensei, ¿porque no me lo explicó antes?”. Y yo les digo “te lo he estado explicando durante años, simplemente no escuchabas”. Te puedo contar todos los “secretos” pero eso no significa que puedas hacerlo. Necesitas sentirlo, necesitas una guía, y un montón de shugyo. Una vez dicho esto, hay un montón de cosas que sólo vas a entender a través de kuden, la transmisión oral. Y hay un beneficio real en intentar averiguar el secreto por ti mismo a través de shugyo, en vez de que te lo diga yo. Hay cosas que explico en un orden específico porque necesitas entender una antes que la otra. Como crear calambres, por ejemplo. Todo el mundo quiere hacelo porque parece cosa de magia. Pero no es una técnica que puedas copiar, es el resultado de un puñado de varias otras cosas y de mucho trabajo duro.

¿Puedes aprender aiki simplemente mediante el entrenamiento del waza? ¿O también necesitas incluir ejercicios en solitario en tu rutina, destinados a construir un “cuerpo aiki”?

Creo que tienes que hacer ambas cosas. Necesitas los ejercicios en solitario para desarrollar aiki en tu cuerpo, pero el kata es una manera de expresarlo con tu compañero. Es necesario empezar con cosas como la estructura externa y un tai sabaki adecuado, al mismo tiempo que sigues trabajando con todo el material interno. Y el kata puede ayudar a aprender todo esto. Sagawa, por ejemplo, realmente practicaba Daito Ryu para testar su entrenamiento en solitario. Puede parecer contradictorio, pero no puedes trabajar tu hara simplemente tratando de crear tu centro. Lo trabajas a través de todas esas otras cosas.

Por tanto, necesitas los ejercicios en solitario para comenzar a crear conexiones en tu cuerpo. Una vez que empiezas a transformar tu cuerpo puedes empezar a expresar aiki en lo que sea que estés haciendo en cada momento, ya sea kata, montar a caballo, escalar, kyudo o lavar los platos. Se convierte en lo que eres. El kata te ayuda a aprender a aplicar lo que estás construyendo con los ejercicios en solitario.

El kata, al realizarlo despacio, te permite desarrollar una percepción de lo que ocurre en ti así como de lo que ocurre en uke. Aquí lo verdaderamente importante es que necesitas un uke que pueda darte un ataque decidido con intención real, y te cuente lo que siente, y no simplemente alguien que se pegue al agarre porque eso es lo que cree que debe hacer, para terminar realizando una caída en anticipación de la técnica. Eso es la muerte de cualquier arte marcial. Tiene que poder hacerte un ataque real, justo en el límite de lo que puedas asumir. No es un combate “real” porque no nos hacemos daño entre nosotros, pero tampoco es una danza. Y a medida que mejoras eres capaz de mantener el aiki en tu cuerpo contra una resistencia cada vez mayor. No puedes pretender pasar directamente a combatir y esperar aplicar lo que sea que estés haciendo en tus ejercicios en solitario.

Ahora bien, el kata no te enseña a pelear. No te enseña que pasa cuando te pegan un puñetazo en la cabeza, o que le pasa a tus habilidades bajo stress. A medida que mejoras tu uke puede aumentar la intensidad. Pero la dificultad aquí reside en que varias de las técnicas son muy peligrosas, así que tienes que tener cuidado, y Daito Ryu es realmente un arte en el cuál la técnica es devuelta al atacante. Cuánto más rápido y duro se el ataque, más difícil será que uke reciba la técnica sin hacerse daño de verdad.

¿Cómo se organiza el curriculum de su escuela? ¿Se focaliza en aikijujusu, aiki no jutsu, o  en jujutsu?

No hago distinciones entre jujutsu y aikijujutsu. Todas las técnicas de Daito Ryu contienen todos los elementos del arte. Puedes estar haciendo una técnica a nivel de kyu y estará más cerca del jujutsu, y con esto me refiero a algo más mecánico y externo, y cuándo la ejecutas como 3º dan estarás haciendo la misma técnica, pero con más aiki, con una dinámica más interna. Es la misma técnica. Quizás los movimientos son más pequeños, quizás ya no necesites dar un paso en particular, o que la otra mano refuerce el agarre, por poner un ejemplo. Pero la técnica sigue empezando y acabando con kuzushi. Sigue siendo lo misma, realmente.

Por tanto, y en lo que se refiere a técnicas específicas, no enseñamos de manera metódica el primer pergamino [nota del traductor: En el primer pergamino de Daito Ryu están recogidas las técnicas básicas del arte], por ejemplo. Hacemos algunas de las técnicas, pero en Kodokai hacemos más énfasis en la suavidad y la conexión, trabajando con aiki desde el principio y no a partir de cierto nivel.

Mis oku-sandan y mis 7º kyu pueden estar haciendo la misma técnica, pero deben hacerla de manera diferente. También creo que tenemos la obligación de preservar estas técnicas desde una perspectiva histórica, procurando siempre al mismo tiempo mantenerlas vivas y no como una simple sombra del original. Es cuestión de equilibrio. De preservar y mantener vivas las técnicas.

Hay alguna gente que no lo sabe, pero hay un fuerte vínculo entre el Aikido y el Daito Ryu. Alguna gente incluso dicen que son lo mismo, pero con diferentes perspectivas. Usted ha entrenado en ambas artes, ¿cuál es su opinión al respecto? ¿Y cuál cree que ha sido el papel de Morihei Ueshiba en la historia del Daito Ryu?

Bueno, tengo que decir que cuándo empecé a entrenar Aikido con Yamada Sensei venía de un estilo de jujutsu ecléctico y con un enfoque duro, y fue gracias al Aikido que me di cuenta de la existencia de algo llamado “centro”. Muchas técnicas de jujutsu son difíciles de aplicar a un aikidoka de alto nivel. Cuándo haces jujutsu puedes golpear a la persona, pero mover al uke es algo muy diferente. Entender esto fue un catalizador en mi búsqueda.

Creo que el Daito Ryu y el Aikido tienen más en común que lo que les separa. Este es un tema complicado porque en el Aikido hay un gran rango de posibilidades, y es muy difícil hacer asunciones acerca del método de entrenamiento, lo que saben y lo que no saben. Creo que gente como Chris Li o Ellis Amdur han hecho un trabajo de investigación estupendo acerca de este tema, así que simplemente referiré su obra a todo aquel interesado en el tema. Tengo el fuerte convencimiento de que lo que Ueshiba hizo a lo largo de su vida fue su expresión de Daito Ryu, pero creo que por algún motivo algo se perdió entre él y sus estudiantes, y no sé porqué. Creo que Ueshiba añadió algunas cosas y estaba influenciado por su filosofía personal, y que a lo largo de las generaciones posteriores algunas técnicas se simplificaron para hacerlas más seguras para la práctica. Así que en lugar de miles de técnicas como en el Daito Ryu, en el Aikido tienes más o menos 18, pero desde distintos ángulos y ataques. Por ejemplo, tenkan, o retroceder y desaparecer no es lo mismo que en Daito Ryu. En este arte estás casi siempre entrando, includo cuándo parece que no lo haces. La idea de conexión existe en el Daito Ryu, pero no es lo mismo que la unión con uke. En Daito Ryu uke se queda pegado a ti, pero porque no le queda más remedio, una vez que has generado kuzushi. La sensación es muy diferente, por tanto.

He sentido a aikidokas de gran nivel como Saito, Gozo Shioda (que también entrenó con Horikawa), y Osawa cuándo era el instructor jefe del Aikikai, entre otros shihan. Todos era muy buenos, pero con muy, muy pocos tuve la misma experiencia que en Daito Ryu.

Hoy en día me encanta trabajar con aikidokas porque a menudo, cuando sienten el Daito Ryu por primera vez, de repente se enciende una bombilla sobre sus cabezas y reconocen algo que estaba en su arte pero que hasta ahora no se les había mostrado, y dicen “Entonces, es esto”. Y empiezan a conectarlo con cosas que ya estaban haciendo, o que llevando escuchando desde haces años, pero que no entendían porque simplemente no tenían el contexto para ello.

Alguna gente con la que he entrenado, como Stephen Toyoda sensei, han recogido con éxito varios de los principios y esa esencia del Daito Ryu y lo han recuperado en su Aikido. A veces pienso que simplemente modificando el contexto en el cual se hacen ciertas cosas en el Aikido puede cambiar tu manera de entrenar.

¿Cuál es su futuro acerca del futuro del Daito Ryu? ¿Cree que hay un futuro prometedor para el arte?

Soy muy optimista acerca del futuro del Daito Ryu. Ya sabes, no creo que llegue a ser, y no creo que deba ser, tan grande como el Aikido. Hay algo en este entrenamiento que simplemente no es para todo el mundo. El verdadero reto es transmitir el Daito Ryu como un arte marcial vivo, tradicional y efectivo, no sólo como una colección de técnicas vacías. Especialmente en lo que se refiere a ese aiki suave que existe en los estilos de Kodo Horikawa y Sagawa. Sentirlo es tan importante para el arte que debe ser transmitido de profesor a alumno. Y en los últimos años he visto crecer el arte de manera enorme. La gente está hambrienta de todo aquello que el Daito Ryu tiene para ofrecer. Nuestro grupo se está expandiendo por todo Estados Unidos con varios grupos de estudio nuevos, incluyendo Michigan, Seattle, y Oakland. Y además de los seminarios en EEUU de este año, impartiré más en Moscú en Septiembre, Lisboa en Octubre, y Barcelona el próximo Enero. El próximo año seguramente visitaremos incluso más sitios.

Es muy divertido trabajar con artistas marciales de todo tipo, en parte porque me hace mejor y es la manera que tengo de crecer. Siempre me impresiona cuándo se nos acerca un nuevo grupo, creo que requiere de mucho coraje romper con lo que estás haciendo e intentar este material, que parece una locura. Y damos la bienvenida a todos aquellos en el tatami que sean sinceros con su entrenamiento, incluso gente de otros estilos de Daito Ryu.

Mi objetivo último es preservar y hacer crecer este arte, y lo hago transmitiendo todo lo que puedo a cualquier que tenga buen caracter y quiera trabajar duro. Y haré todo lo posible para que mis estudiantes sean mejores de lo que yo soy.

Muchas gracias por darme la oportunidad de compartir lo que pienso.


Ahora me gustaría terminar con mis impresiones particulares del entrenamiento con Roy Goldberg. El contacto con su técnica es una oportunidad excepcional para sentir lo que es el aiki, de la mano de un experto de talla mundial. Como bien dice en la entrevista, hasta que se tiene una experiencia directa de esta habilidad no es posible comprender su poder, y porqué es tan especial. La sensación es siempre la de quedarse pegado a tori, desequilibrado y sin poder reaccionar desde el primer momento. Es, en cierta manera, una experiencia que tiene el potencial de cambiar la carrera marcial de cualquier interesado en progresar y llegar a los niveles más elevados de Daito Ryu, Aikido, u otra arte marcial. Recomiendo encarecidamente probarlo, y tomar las conclusiones pertinentes por uno mismo.

Al mismo tiempo, y para aquellos que ya están entrenando métodos de desarrollo del aiki, entrenar con Goldberg sensei es un privilegio, ya que ayuda a entender como aplicar aiki en el contexto de la técnica. Desarrollar un cuerpo aiki mediante ejercicios en solitario y aplicar este trabajo en una técnica no es un proceso automático. Requiere de explicaciones claras acerca de cómo conectar el propio cuerpo y transmitir ese poder a uke, de manera que desde el primer segundo el aiki se expresa a través del cuerpo de uke, logrando un kuzushi instantáneo que abre la puerta a la ejecución de cualquier técnica de una manera potente y sin apenas posibilidades de reaccionar. Es la diferencia entre el simple jujutsu, y las “técnicas divinas” de las que hablaba O Sensei, y que todos los aikidokas tratamos de perseguir sin saber muy bien como lograr.

Además, Goldberg sensei realmente quiere enseñar cómo desarrollar aiki. Sus explicaciones son claras y concisas, desprovistas de todo misticismo y referencias al ki. Como profesional de la fisioterapia que es, incluye además referencias precisas al tipo de partes del cuerpo que debemos trabajar y movilizar, de manera que el estudiante puede entender lo que está haciendo. En definitiva, una experiencia inolvidable y que espero repetir muy pronto.

Todo aquel interesado en contactar con Goldberg sensei puede hacerlo a través de su página web, https://daitoryuaikijujutsu.net/.

Foto en el Kiyamakan Dojo in Stamford. En ella aparecen Goldberg Sensei junto con el autor de la entrevista.

 

¿Dudas, aclaraciones, reprimendas?. Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: